Seguidores

martes, 17 de abril de 2012

Epitafios de Mártires Cristianos.Ultimas palabras expresada por algunos de los martires:



“Señor Dios, estos hombres me van a quitar toda una vida llena de miseria, pero tú me vas a dar vida eterna.”
Maurice Blanc
Martirizado en Merindol en el año 1547


“Soy el trigo de Cristo; voy a ser molido con los dientes de fieras salvajes para que pueda ser hallado pan puro”.
Ignacio (Obispo de Antioquia, sucesor de Pedro )
Minutos antes de ser arrojado a las fieras.

“No es nada nuevo para ti, OH Todopoderoso Jesús, detener los cursos de los ríos, ni hacer que alguien camine sobre el agua, como hiciste con tu siervo Pedro; el pueblo ya ha visto la prueba de tu poder en mí, concédeme ahora que dé mi vida por tu causa, OH mi Dios”.
Quirino (Obispo de Siscia)
Antes de ser arrojado al río Danubio con una piedra atada al cuello.


“¡Mis doctrinas! No sostengo doctrinas propias; lo que predico son las doctrinas de Cristo, y por estas daré mi sangre, me consideraré feliz de poder padecer por causa de mi Redentor.”
Dominico (Erudito militar y evangelista protestante)
Antes de morir martirizado en Italia .

“Cuando el hombre sea capaz de comer y digerir una sólida piedra entonces se desvanecerá la religión por la que voy a sufrir, y no antes.”
Catelin Girard
Antes de ser quemado en la hoguera.

“Venid aquí, y prended el fuego delante de mi cara; si le hubiera temido a las llamas, no habría venido a este lugar… A ti, OH Cristo, te ofrezco esta alma en llamas.”
Jerónimo de Fraga
Antes de ser quemado en la hoguera.







Policarpo, el venerable obispo de Esmirna, se ocultó al oír que le estaban buscando, pero fue descubierto por un niño. Tras dar una comida a los guardas que le habían prendido, les pidió una hora de oración, lo que le permitieron, y oró con tal fervor que los guardas que le habían arrestado sintieron haberio hecho. Sin embargo, lo llevaron ante el procónsul, y fue condenado y quemado en la plaza del mercado.


El procónsul le apremió, diciendo: «Jura, y te daré la libertad: Blasfema contra Cristo.»


Policarpo le respondió: «Durante ochenta y seis años le he servido, y nunca me ha hecho mal alguno: ¿Cómo voy yo a blasfemar contra mi Rey, que me ha salvado?» En la estaca fue sólo atado, y no clavado como era costumbre, porque les aseguró que se iba a quedar inmóvil; al encenderse la hoguera, las llamas rodearon su cuerpo, como un arco, sin tocarlo; entonces dieron orden al verdugo que lo traspasara con una espada, con lo que manó tal cantidad de sangre que apagó el fuego. Sin embargo se dio orden, por instigación de los enemigos del Evangelio, especialmente judíos, de que su cuerpo fuera consumido en la hoguera, y la petición de sus amigos, que querían darle cristiana sepultura, fue rechazada. Sin embargo, recogieron sus huesos ...y los hicieron enterrar decentemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Su Santidad el Papa Benedicto XVI

Su Santidad el Papa Benedicto XVI
el viernes 17 de septiembre del 2010 y aprecia los nichos de los mártires del siglo XX, incluyendo a Mons. Romero Abadía de Westminster en Londres